Carrito:  

Ningún producto

0,00 € Transporte
0,00 € Total

Confirmar



La Bebida de Emperadores y Realeza

Pubicado el : 28/12/2014 09:17:00
Categorias : Noticias , Salud ,

-     Sus orígenes se remontan a China, cuna de la sabiduría del Té, cuenta la leyenda que fue el Emperador legendario Shennong, inventor de la agricultura y de la medicina en China ,  quien descubrió esta bebida, cuando se encontraba reposando junto a la sombra del árbol del Té mientras bebía agua caliente en un tazón se cayeron unas cuantas hojas a la taza, este vio como cambiaba de color y probó un sorbo de la bebida. Su experiencia fue tan placentera que alcanzó el estado de plenitud de la felicidad.

Ahora bien, ¿a qué se llama realmente té? Recibe este nombre exclusivamente la hoja procesada o hebra de la camellia sinensis.

¿Cuántos tipos de té existen? Técnicamente hablando, existen 5 tipos: blanco, rojo, verde, oolong (azul) y negro.

Se llama té blanco, al que presenta la hoja marchitada pero no fermentada; té verde es el que tiene la hoja no marchitada y no fermentada; el oolong presenta la hoja marchitada, morada y parcialmente oxidada, y finalmente, el té negro, la hoja marchitada y totalmente oxidada. A pesar de ser extraídos de la misma planta, se diferencian en el proceso o en las técnicas utilizadas durante la manufactura. Cada uno de ellos configura una bebida completamente distinta.

El té blanco se caracteriza por su delicadeza en el paladar, presentando notas frutales muy sutiles, casi imperceptibles, dignas de una bebida elegante.

Los tés verdes suelen presentar aromas y sabores complejos, con notas más vegetales, marinas o acerealadas (dependiendo de los métodos utilizados para detener su oxidación), que le confieren un paladar distintivo, equilibrado y altamente saludable.

El té oolong, quizás el menos conocido de todos, siendo principalmente producido en Taiwán y China, es una experiencia particular: notas amaderadas, levemente ahumadas, concentrando las mejores cualidades del té verde y el negro.

Finalmente, el té negro, suele ser una bebida más astringente que brinda sabrosas notas naturales frutadas, de miel o chocolate, que dependen de la procedencia que estas hebras tengan.

Todo tipo de té contiene cafeína. A modo de ejemplo, una taza de té negro contiene 50 mg. de cafeína aproximadamente. Esto es la mitad de una taza de café, una taza de té verde contiene 15 mg. y una de té blanco, unos 5 mg. Para reunir la dosis que contiene una taza de café tendríamos que consumir en un día, unas 6 tazas de té verde o bien, unas 20 tazas de té blanco.

Compartir este contenido